20 febrero 2015

Los ALUMNOS del COLEGIO FI de MÁLAGA entrevistan a José Mª Rodríguez OLAIZOLA sj

Son las 18:40 horas del 11 de febrero de 2015, la tarde de Málaga se presenta fría y húmeda, como viene siendo habitual en estos últimos días. La ola de frío se hace notar en esta soleada ciudad que se deja contagiar de las bajas temperaturas que rodean a gran parte de la Península Ibérica. En la mediación de la calle Compañía [que debe su nombre a la Compañía de Jesús], justo a las puertas de la iglesia del Sagrado Corazón, se encuentran un grupo de alumnos de Gamarra. Allí, a escasos metros de la puerta de la iglesia, en el centro Arrupe, han concertado una cita con el jesuita José Mª Rodríguez Olaizola, al que se disponen a entrevistar. Han oído hablar mucho de él, han leído libros, lo han escuchado en diversos medios de comunicación, y ahora quieren ser ellos los que se dirijan a él. Uno de ellos comenta la calidad del verbo de Olaizola, la profundidad de sus palabras; otra chica argumenta que lo que más le llama la atención de él es su lenguaje, tan cercano y sencillo, pero lleno de contenido social, de argumentos.
El encuentro se produce en una de las habitaciones anexas al hall de la casa, donde los tres alumnos comparten asiento con Olaizola, donde al poco se suma otra alumna, que será la encargada de tomar fotografías. Olaizola [en adelante, JM] no sabe de qué temas van a hablarle, por lo que se espera cualquier cosa. Los alumnos, [en adelante, AA] se dividen las preguntas en torno a tres temas: gestión del tiempo, la Cuaresma y su última publicación, ‘Los forjadores de historias’.


[AA]En estos tiempos de prisas, de estar ocupados con actividades a todas horas, de tanto estudiar… ¿cómo gestionar un tiempo de calidad,  necesario,  cuando "no tenemos tiempo"?
[JM] Muy buena pregunta, bien, creo que priorizando, es decir, eligiendo. Yo creo que el gran problema cuando mucha gente dice: “No tenemos tiempo…”, en buena medida es que queremos hacer demasiadas cosas, no tenemos tiempo para todo lo que tenemos que hacer, pero es que también pienso que queremos hacerlo todo, y de alguna manera, hay que elegir; y elegir es apostar por unas cosas y renunciar a otras. El gran problema es que lo queremos todo, y como no queremos renunciar a nada, haces encajes y más encajes hasta poder con todo, y eso al final se rompe por algún sitio.
Por Alumnos del Colegio FI de Málaga

No hay comentarios: