07 agosto 2016

Hay muchas maneras de ir de vacaciones - por Espiritualidad Ignaciana


Hay muchas maneras de ir de vacaciones. Cuando uno es pequeño son los padres los que eligen por uno la forma de hacerlo: el apartamento en la playa, el pueblo de los abuelos, hasta esas actividades a las que nos apuntaban y quizá no nos apetecía demasiado ir…


Sin embargo, a medida que nos hacemos mayores vamos descubriendo nuestra forma. Es posible que en ese proceso vaya entrando un criterio nuevo que ya no es solo el descanso y el ocio personal, sin dejar de dar espacio a estos. Es una novedad que trae la relación con Jesús y que va emergiendo poco a poco, abriéndose paso entre las demás cosas que tiran de nosotros. Esta novedad es el servicio.
El Padre Arrupe hablaba de los cristianos como “hombres y mujeres para los demás”. No por sacrificio, sino porque descubrimos que dando nuestro tiempo a otros emerge una alegría que desea ocuparlo todo y llevarnos a la plenitud, dando verdadero sentido a nuestra vida. Estas vacaciones para los demás es otro de los regalos que nos hace el Señor.

No hay comentarios: